S. MARCOS

"SI ALGUNO QUIERE SER EL PRIMERO, QUE SEA EL ÚLTIMO Y EL SERVIDOR DE TODOS"..... "CUANTO QUISIÉRAIS QUE OS HAGAN A VOSOTROS LOS HOMBRES HACÉDSELO VOSOTROS A ELLOS"

EL CUERPO ETÉRICO Y LOS CENTROS ( III )





Los siete centros y la Palabra Sagrada.

Como de costumbre dividiremos nuestras ideas en varios subtítulos. Las clasificaciones tienen sus
ventajas, sistematizan el conocimiento, contribuyendo a la ordenada disposición del cuerpo mental, y facilitan la
memoria por medio de la visual.
 1. Enumeración de los centros y comentarios sobre los mismos.
2. Crecimiento y desenvolvimiento de los centros.
3. Efecto de la meditación sobre los centros.
4. Interrelación de los centros en el trabajo de alineamiento.
 Ante todo dire que debo abstenerme de dar cierta información que parece ser la natural consecuencia y el
corolario de lo que voy a impartir. Los peligros que encierra el desarrollo irreflexivo de los centros es demasiado
grande para aventurarnos a dar instrucciones plenas y detalladas. Tratamos de desarrollar Maestros de
Compasión, dispensadores del amor en el Universo. No tratamos de desarrollar Maestros en las Artes Negras ni
especialistas en la autoexpresión despiadada, a expensas de los no iniciados. Ciertos hechos ya han sido dados
y pueden ser impartidos. Este conocimiento conducirá al desarrollo de la intuición e inspirara, a quienes buscan
la luz, a realizar un mayor esfuerzo. Otros deberán ser reservados, porque serian armas muy peligrosas en
manos de los inescrupulosos. Por lo tanto, si les parece que lo impartido solo es suficiente para despertar interés,
sepan que esa, precisamente, es mi intención. Cuando se haya desarrollado suficientemente el interés de
ustedes y el de todos los aspirantes, nada les será vedado.
 1.     Enumeración de los centros.
 Los centros físicos, como bien saben, son:
1. La base de la columna vertebral.
2. El plexo solar.
3. El bazo.
4. El corazón.
5. La garganta.
6. La glándula pineal.
7. El cuerpo pituitario.
 Esta enumeración es correcta, pero, basado en hechos que impartí anteriormente, daré otra clasificación
relacionada con el sistema solar. Estos siete centros pueden reducirse a cinco si eliminamos el bazo y contamos
como uno los dos de la cabeza. Los cinco centros así especificados son aplicables a nuestra quíntuple
evolución, en este segundo sistema solar.
 En el anterior sistema solar se desarrollaron los tres centros inferiores, con los cuales nada tiene que
hacer el ocultista; constituyen la base del desenvolvimiento del cuaternario inferior antes de la individualización,
pero ya han sido trascendidas, y el fuego divino debe enfocarse en otros centros más elevados
 El bazo. El bazo, el tercer centro, tiene una finalidad específica y su analogía en el tercer aspecto o actividad, y en
el tercer rayo o Rayo de Actividad (adaptabilidad), siendo la base de todas las actividades fundamentales del
microcosmos y las consecuentes adaptaciones de este al medio ambiente, a sus necesidades y al macrocosmos.
Controla los procesos selectivos del microcosmos; toma la tuerza vibratoria y la energía del macrocosmos y la
trasmuta para uso del microcosmos. Podemos denominarlo el órgano de transmutación, y cuando sus funciones
sean mejor comprendidas se verá que proporciona el eslabón magnético entre el consciente y reflexivo triple
hombre y sus vehículos inferiores, considerando a estos como el no-yo, animados por entidades que los
conforman. Su propósito consiste en que la fuerza de la vida establezca contacto con estas entidades.
En su contraparte emocional, el bazo es el órgano de la vitalidad emocional, con la misma finalidad de
proporcionar un vinculo. En el plano mental llena en cierta manera idéntico objetivo, solo que en este caso, por
mediación del mismo, las formas mentales son vitalizadas mediante la voluntad energetizadora. Por consiguiente,
fuera de estas indicaciones generales, no tratare con mayor amplitud dicho centro. Pocos poseen la facultad de
estimularlo por medio de la Palabra, y tampoco es deseable hacerlo. Se desarrolla normalmente si el aspirante
progresa como una totalidad: si su cuerpo físico recibe una dosis adecuada de fuerza vital del sol, si su cuerpo
emocional es impulsado por elevados deseos y se abre a la influencia de fuerza que desciende de los niveles
causal e intuitivo, y si su vida mental es intensa, vibrante y está animada por una fuerte voluntad. Entonces el
bazo, con sus contrapartes internas, progresara y estará en condiciones saludables.
Por lo tanto, no trataremos dicho centro en estas cartas.
 Los centros fundamentales.
 Los tres centros fundamentales y de vital importancia desde el punto de vista del hombre medio,
polarizado en su cuerpo emocional y que vive la vida normal del hombre mundano, son:
1. La base de la columna vertebral
2. El plexo solar.
3. El centro cardiaco.
Los tres centros principales para el individuo que se acerca al Sendero de Probación y para quien aspira
a una vida altruista, después de haber experimentado las atracciones de los tres mundos, son:
 1. La base de la columna vertebral.
2. El centro cardiaco.
3. El centro laríngeo.
 Se ha de dejar que el plexo solar funcione normalmente, pues ha servido su propósito como
centro para el enfoque emocional. Así, la actividad del fuego se centraliza mas en el laríngeo.
Los tres centros principales para el hombre que se halla en el sendero, en su doble división, son:
 1. El cardiaco.
2. El laríngeo.
3. El coronario.
 La actividad divina ha desarrollado el centro plexo solar, está controlando todos los centros debajo de este
y ascendiendo en ordenada progresión hasta enfocarse en los centros de la cabeza, a los cuales vivifica.
Anteriormente dividimos la vida del hombre en cinco periodos principales, siguiendo el desenvolvimiento de cada
uno. Si generalizamos detalladamente podemos aplicar lo mismo a los cinco centros.
 Primer periodo - donde el centro de la base de la columna vertebral está más activo, en sentido estrictamente
rotativo y no cuatridimensional. El luego interno está enfocado en la vivificación de los órganos genitales y en la
vida funcional física de la personalidad.
 Segundo periodo - donde el plexo solar es el foco de atención del fuego y la contraparte emocional vibra en
forma sincronizada. Dos centros vibran así aunque el ritmo es lento; los otros están activos, y se los puede ver
palpitar, pero aun no hay movimiento circular.
 Tercer período - donde el fuego divino asciende al centro cardiaco y los tres giran al unisonó en forma ordenada
y medida. Diré que la vibración de cualquier centro causa la intensificación de la fuerza de todos, y que también
en la cabeza hay siete centros (tres mayores y cuatro menores) que corresponden directamente a uno de los
centros del cuerpo. Constituyen su síntesis, y cuando son estimulados los centros correspondientes, se produce
en ellos un análogo poder rotativo.
 Cuarto periodo - señala la definida estimulación del centro laríngeo. La actividad creadora del triple hombre
físico, emocional y mental, asciende para prestar servicio, su vida empieza a emitir ocultamente un sonido. El
hombre es ocultamente productivo. Se manifiesta y su sonido va adelante de él. Esta es la afirmación de un
hecho oculto perfectamente evidente para quienes poseen visión interna. Se evidencia la coordinación de los
centres; se intensifica la rotación, cambiando ellos de apariencia; se despliegan y el movimiento giratorio se hace
 cuatridimensional, girando internamente sobre sí mismo. Los centros son entonces núcleos radiantes de
luz y los correspondientes cuatro centros inferiores de la cabeza, se hallan análogamente activos.
 Quinto periodo - señala la aplicación del fuego a los centros de la cabeza, y su total despertamiento.
Antes de la iniciación, todos los centros giraran en orden cuatridimensional, pero después de la iniciación
aparecen como ruedas llameantes y, vistas clarividentemente, son de belleza extraordinaria. Entonces es
despertado el fuego kundalinico, ascendiendo en espirales adecuadas. En la segunda iniciación se despiertan
similarmente los centros emocionales. En la tercera iniciación llega a los centros del plano mental. El iniciado
puede hallarse entonces ante la Presencia del Gran Rey, el Iniciador Uno.
 Quiero puntualizar que el estudiante debe recordar que aquí solo hay generalizaciones. La complejidad
del desarrollo del microcosmos es tan grande como la del macrocosmos. El despertar de los centros y su orden
particular dependen de varios factores:
 a. El rayo del Espíritu o Monada.
b. El rayo del Ego, Yo superior o Hijo, o el subrayo
 Por lo dicho se darán cuenta que, para el desarrollo de los centros, no tiene objeto dar reglas ni formular
métodos con el fin de hacer circular el fuego, hasta que el trabajo en el plano físico este a cargo de instructores
entrenados, dotados de gran conocimiento y de facultades clarividentes. No es deseable que los aspirantes se
concentren en alguno de los centros, porque corren el riesgo de sobre estimularlos. Tampoco que se esfuercen
en dirigir el fuego a un punto determinado; el manejo ignorante produce demencia y enfermedades mentales. Si
el aspirante solo desea lograr el desarrollo espiritual, sinceridad de propósito y compasivo altruismo, y si con
serena dedicación se aboca a subyugar el cuerpo emocional y a ampliar el mental, y cultiva el habito de pensar
en forma abstracta, por lógica, se producirá el desarrollo deseado de los centros, evitándose todo peligro.
 Cuando estos triángulos constituyen los senderos del triple fuego, emanando de la base de la columna vertebral,
cuando se logra el entrelazamiento y el fuego circula en el sendero, de un centro a otro, en forma correcta, y
cuando esto lo efectúa el rayo primario del hombre en el orden debido, entonces el trabajo ha terminado. El
quíntuple hombre ha logrado la perfección para el actual ciclo mayor y ha alcanzado la meta.
(Obsérvese que este orden se ha de mantener también en los centros de la cabeza).
Escuela Arcana

EL CUERPO ETÉRICO Y LOS CENTROS ( II )






2-“CARTAS SOBRE MEDITACIÓN OCULTISTA ” – (1922)

El ego se refleja en:

III. La Personalidad o yo inferior, el hombre en el plano físico.

Este aspecto es también triple:

1. El cuerpo mental.........................manas inferior.

2. El cuerpo emocional......................cuerpo astral.

3. El cuerpo físico.........el físico denso y el cuerpo etérico.


Por lo tanto, el objetivo de la meditación consiste en que el hombre comprenda el aspecto egoico y que la naturaleza inferior sea controlada por ese aspecto. Tal es la meta inmediata para el hombre común. Mas adelante se obtiene la perfecta coordinacion con el Yo superior, canal directo de comunicacion -o conducto sin impedimento, si asi puedo expresarlo- con la conciencia del cerebro físico. Hasta ahora había sido directo solo en muy raras ocasiones.  En el hombre cuya personalidad esta altamente coordinada, los cuatro centros cerebrales inferiores funcionan con elevada vibracion; Cuando el Ego esta proximo a alinearse con los cuerpos inferiores, la glandula pineal y el cuerpo pituitario están en proceso de desarrollo, y cuando funcionan en forma correlativa (lo cual ocurre en la tercera iniciacion), entonces el tercer centro, o centro alta mayor, intensifica su vibracion, hasta entonces moderada. Al recibir la quinta iniciacion la interaccion entre los tres centros se perfecciona, el alineamiento de los cuerpos se rectifica geometricamente; tenemos así el perfecto quintuple superhombre.


En el hombre comun, este alineamiento se produce unicamente a intervalos -en momentos de tension,

cuando los esfuerzos humanitarios son necesarios y en momentos de intensa aspiracion. Antes de que el Ego se aperciba constantemente de la personalidad o yo inferior, debe haber alcanzado la abstraccion, en mayor o menor grado. Cuando esa abstraccion involucra las emociones, esta basada en la mente y hace contacto con el cerebro fisico, entonces comienza el alineamiento.

El alineamiento Logoico divino se produce cuando existe el alineamiento directo y reciproco con ciertos planetas y con el Sol y durante el proceso de evolucion del sistema. Reflexionen sobre esto; pero quiero hacer una advertencia. No traten de formular hipotesis sobre el alineamiento, basandolas en los planetas fisicos. La verdad no reside alli. Unicamente tres de los planetas fisicos (y los tres en materia eterica) entran en el alineamiento final que senala la adquisicion por parte del Logos, de una conciencia logoica cosmica, que constituye Su meta. De esos tres planetas, la Tierra no es uno de ellos, pero Venus ocupa el lugar correspondiente al atomo emocional permanente.



El aspirante ha de retirarse diariamente a un lugar tranquilo, donde este a cubierto de interferencias e

interrupciones. Si es posible, lo hara todos los dias en el mismo sitio, porque asi construira una especie de cascaron a su alrededor que le servira de proteccion, estableciendose mas facilmente contactos elevados. La materia de ese lugar, es decir, la materia del espacio que lo rodea, se sintonizara con determinada vibracion (la propia vibracion del hombre, alcanzada en consecutivas meditaciones), lo cual le facilitara el comenzar con una vibracion mas elevada, eliminando asi el largo proceso preliminar de sintonizacion.


El aspirante adoptara una postura en que pueda llegar a ser inconsciente de su cuerpo fisico. No existe una regla fija para ello, porque hay que tener en cuenta que el cuerpo fisico puede estar impedido y endurecido o lisiado. Se ha de buscar una postura comoda, mas una actitud alerta y atenta. La pereza y laxitud no conducen a nada. La postura mas adecuada para la mayoria es sentarse en el suelo con las piernas cruzadas, apoyandose sobre algo que sostenga la columna vertebral. En los momentos de meditacion mas intensa y cuando el aspirante es muy practico y sus centros se estan despertando rapidamente (quizas ya con el fuego interno palpitando en la base de la columna vertebral), la espalda debe mantenerse erguida, sin apoyo. La cabeza no debe echarse

 hacia atras, a fin de evitar tension, sino estar derecha o con la barbilla ligeramente caida. Si se procede asi desaparecera la rigidez, caracteristica de muchos, y el vehiculo inferior quedara relajado. 
Los ojos deben estar cerrados y las manos cruzadas sobre las piernas. Luego, el aspirante observara si su respiracion es regular, constante y uniforme. Despues relajara todo el cuerpo, manteniendo la mente positiva y el vehiculo fisico docil y obediente.


Luego procurara visualizar los tres cuerpos y despues de haber decidido si la meditacion se hara en la

cabeza o en el corazon (mas adelante tratare este punto), entonces retraera su conciencia alli y se enfocara en cualquiera de los centros. Al hacerlo debe considerar deliberadamente que el es un Hijo de Dios que retorna al Padre; que es Dios mismo que busca Su conciencia; un creador que trata de crear; el aspecto inferior de la Deidad, que trata de alinearse con lo superior. Despues entonara tres veces la Palabra Sagrada, emitiendola suavemente la primera vez, afectando asi al vehiculo mental; mas fuerte la segunda vez, estabilizando el vehiculo emocional, y aun mas fuerte la tercera y ultima vez, actuando sobre el vehiculo fisico. El efecto sobre los tres cuerpos sera triple. Si es entonada correctamente, manteniendo firme el centro de la conciencia en cualquiera de los centros elegidos, los efectos seran los siguientes:


En los niveles mentales:

a. Establecer contacto con el centro coronario, haciendolo vibrar. Aquietar asi la mente inferior.

b. Vincularse con el Ego en mayor o menor grado, pero siempre, hasta cierto punto, por medio del

atomo permanente.

c. Expulsar particulas de materia tosca y construir otras mas refinadas.


En los niveles emocionales:

a. Estabilizar definitivamente el cuerpo emocional por medio del atomo permanente, estableciendo

contacto con el centro cardiaco y activandolo.

b. Expulsar materia burda, haciendo mas incoloro el cuerpo emocional o de deseos, a fin de que

refleje con mas exactitud lo superior.

c. Originar urna repentina afluencia de sentimientos, desde los niveles atomicos del plano

emocional al intuitivo, por conducto del canal atmico que existe entre ambos. Dicha afluencia se

precipitara hacia arriba y despejara el canal.


En los planos fisicos:

a. El efecto sera muy similar, pero se sentira principalmente en el cuerpo eterico, estimulando la

afluencia divina.

b. Ira mas alla de la periferia del cuerpo y creara un cascaron que servira de proteccion.

Rechazara los factores discordantes que puedan existir en el medio ambiente inmediato.

El acorde logoico y la analogía.


Proseguiremos ahora estudiando el empleo de la Palabra Sagrada en su aplicacion grupal y para ciertos fines determinados. Hemos estudiado brevemente como emplea la Palabra el individuo que empieza a meditar, cuyo efecto consiste principalmente en la purificacion, estabilizacion y centralizacion. Esto es todo lo que se puede lograr hasta que el estudiante llegue a la etapa donde se le permite emitir la nota en uno de los subtonos egoicos. En la nota egoica tenemos la misma secuencia que en la nota logoica. .Cual era esta? Un acorde septuple cuyos puntos importantes, en nuestra etapa actual de desenvolvimiento, son:


1. La nota basica.

2. La tercera mayor

3. La dominante o quinta.

4. La septima final.


Aqui puedo dar un indicio de acuerdo con la analogia. Existe una intima relacion entre la nota quinta o dominante, y el quinto principio, Manas o Mente, y para este sistema solar (aunque no para el primero o tercero) existe una interesante respuesta entre el quinto plano de la mente y la dominante, y entre el sexto plano de las emociones y la tercera mayor. A este respecto, desde algunos puntos de vista, el vehiculo emocional constituye un tercer vehiculo para la conciencia, contando el fisico denso y el vehiculo de prana o vitalidad electrica, como dos unidades. Nada mas puedo decir, porque todo cambia y se interpenetra; pero aqui he dado mucho tema para reflexionar.


Hoy vamos a tratar los efectos de la Palabra sobre los diversos centros en cada cuerpo, y su utilidad en el alineamiento de los cuerpos con el vehiculo causal. Este fue nuestro cuarto punto. Los dos primeros estan intimamente relacionados, porque la Palabra Sagrada, enunciada adecuadamente, actua sobre los diversos cuerpos, por mediacion de los centros y sus contrapartes astral y mental. Algunos de los efectos como, por ejemplo, la eliminacion de la materia indeseable y la construccion de la nueva, asi como el efecto protector de la Palabra y su acto de estabilizacion y purificacion, ya los hemos tratado. Ahora concentraremos mayormente la atencion en los centros y en el resultado obtenido sobre los mismos, al entonar la Palabra.

De los libros de Alice Bailey  y del Maestro Tibetano

EL CUERPO ETERICO Y LOS CENTROS ( I )





 
Esta recopilación ha sido realizada por un grupo de Estudiantes y servidores de Buena Voluntad (Año 2001)
Recopilado de los libros de Alice A. Bailey Y El MAESTRO TIBETANO, D.K.
 
1- “LA CONCIENCIA DEL ÁTOMO” – (1922)
Al ocuparnos de la materia aparecen continuamente ciertos términos comunes, factibles de una amplia diversidad de definiciones. Al hojear días pasados un libro científico, me desalentó saber que el autor decía que eran totalmente diferentes los átomos del químico, del físico, del matemático y del metafísico, y esta es una de las razones para no dogmatizar sobre estas cuestiones. Sin embargo, correcta o no, tengo que presentar una hipótesis bien definida. Al hablar del radio, probablemente nos aventuremos en el reino de la sustancia etérea, la región de éter o el protilo, palabra acunada por Sir William Crookes, que la definió como:
“Protilo es una palabra análoga a protoplasma, y expresa la idea de la materia original primaria,
antes de la evolución de los elementos químicos. La palabra que me aventure a emplear para tal
propósito está compuesta (pag.28) de dos voces griegas que significan “antes que” y “la materia de
que están hechas las cosas”
Por lo tanto, estamos retrotrayendo el concepto de la materia al punto en que siempre lo ubico la escuela oriental, a la materia primordial, llamada también por los orientalistas “éter primordial”, aunque debe recordarse que el éter de la ciencia esta infinitamente lejos del éter primordial del ocultista oriental, el cual nos lleva de vuelta a ese intangible algo, base de las cosas objetivas que vemos, tocamos y manejamos. La palabra “sustancia” significa que “esta debajo” o detrás de las cosas. En consecuencia, solo podemos decir en relación con el éter del espacio, que es el medio en que actúa o se hace sentir la energía o fuerza. Cuando en estas conferencias hable de energía y fuerza y de materia y de sustancia, podemos separarlas en nuestra mente de la manera siguiente: al referirnos a energía y sustancia consideraremos lo que aun es intangible, y emplearemos la fuerza, en conexión con la materia, al tratar con el aspecto objetivo que estudia definidamente los científicos. Sustancia es el éter en uno de sus múltiples grados, subyacente en la materia misma. (pag.29)
"La reciente discusión acerca de la naturaleza del átomo, que en una u otra forma debemos considerar como factores máximos de todos los procesos físicos o químicos, parece que podrá dirimirse mediante el concepto de que esas diminutas masas poseen -como centros de fuerza- un alma persistente, y que todo átomo tiene sensación y movimiento." (pag.32)
En todas partes existen centros de fuerza, y la idea puede ampliarse desde un centro de fuerza como el átomo químico, ascendiendo a través de los distintos grados y grupos de estos centros inteligentes, hasta el hombre, y de allí a la vida que se expresa por medio del sistema. (pag.35)
Paralelamente a su evolución, podemos esperar que el ser humano llegue a dominar el aire. Hay en el sistema solar un plano, esfera o nivel vibratorio, llamado en algunos libros esotéricos el plano intuitivo, y en la literatura oriental el plano búdico, cuyo símbolo es el aire. Así como el hombre comienza, mediante el desarrollo de la intuición, a penetrar en el plano búdico, también la ciencia ha emprendido la conquista del aire, cuyo dominio será cada vez mayor a medida que el hombre vaya desarrollando la intuición.
Si nos consideramos científicamente centros de fuerza, manteniendo la materia de nuestro cuerpo dentro de nuestra esfera de control y actuando en y dentro de ellos, tendremos una hipótesis capaz de interpretar todo plan cósmico. Si como insinúa Einstein, nuestro sistema solar es solo una esfera, se deduce que este a su vez es un átomo cósmico; así nos ubicaríamos dentro de un sistema aun mayor y tendríamos un centro alrededor del cual gira nuestro sistema solar, como lo hace el electrón respecto al átomo. Los astrónomos dicen que todo el sistema solar probablemente gire en torno de un punto central en el firmamento. (pag.36)
Debe desconfiarse de las escuelas y métodos que combinan la meditación con los ejercicios de respiración, ensenan diferentes posturas físicas y enfocan la atención en determinados órganos o centros físicos. Quienes siguen estos métodos van hacia el fracaso y, además de los peligros físicos que entrañan y de los riesgos de locura y desordenes nerviosos, se ocupan de la forma, que es una limitación, y no del espíritu, que es la vida. Por este camino nunca se llegara a la meta. Para la (pag.80) mayoría de nosotros la concentración intelectual, resultado del control de la mente y de la capacidad de pensar con claridad y solo sobre lo que queremos, debe preceder a la verdadera meditación, algo que muy pocos conocen. No me es posible explayarme sobre la verdadera meditación, la cual dará por resultado un definido cambio en la polarización, abriéndole al hombre un campo de experiencias hasta ahora insospechado, revelándole contactos que aun no conoce, y permitiéndole hallar el lugar que le corresponde en el grupo. Ya no estará recluido entre las paredes de su vida personal, comenzara a fusionar esa vida en la totalidad mayor. Ya no se ocupara de sus intereses egoístas, sino que atenderá los problemas del grupo. No empleara el tiempo en cultivar su propia identidad, sino que procurara comprender esa Identidad mayor de la cual es parte. En realidad, esto es lo que los hombres avanzados comienzan más o menos a hacer. Por poco que lo comprenda el hombre común, los grandes pensadores como Edison y otros, solucionaron sus problemas por medio de la meditación. Por la concentración reflexiva, la
constante recapitulación y la intensa aplicación a la línea particular de pensamiento que les interesa, obtienen resultados, extraen de las reservas internas de inspiración y poder, y permiten que desciendan de los niveles superiores del plano mental, resultados benéficos para el grupo. Cuando hayamos efectuado cierta medida de trabajo en la meditación y cultivado el interés por el grupo y no el propio, cuando desarrollemos un cuerpo físico fuerte y sano, y controlemos el cuerpo emocional, para que no nos arrastre el deseo, y el cuerpo mental sea nuestro instrumento y no nuestro amo, entonces conoceremos el verdadero significado de la meditación.
Cuando el hombre, por la meditación, ha establecido contacto con su grupo al cual pertenece, y es cada vez más consciente del grupo, entonces se halla en la etapa en que puede recibir una serie de iniciaciones, según se las denomina, que son simplemente expansiones de conciencia (pag.81) obtenidas con la ayuda de Quienes alcanzaron la meta, están identificados con el grupo y son parte consciente del cuerpo del Hombre celestial. Con la asistencia de estos Seres y su participación, el hombre despertara gradualmente al conocimiento que Ellos poseen. (pag.82)
Los científicos se están aventurando en los planos sutiles de la materia y, por lo tanto, en los reinos de lo no comprobado, y si recordamos, la ciencia había negado hasta ahora su existencia. Estamos trascendiendo la esfera de la llamada materia solida" y entrando en esos reinos que se infieren al hablar de los "centros de energía", de la "fuerza positiva y negativa", de los "fenómenos eléctricos", donde se resalta cada vez más la (pag.87) cualidad de la sustancia. Cuanto más adelante miramos, más amplias son nuestras conjeturas y tentativas; al tratar de justificar la telepatía, el psiquismo y otros fenómenos, mas nos internamos en el reino de lo subjetivo y subconsciente, y nos vemos obligados a expresarnos en términos de cualidad o energía. (pag.88)
Paralelamente a su evolución, podemos esperar que el ser humano llegue a dominar el aire. Hay en el sistema solar un plano, esfera o nivel vibratorio, llamado en algunos libros esotéricos el plano intuitivo, y en la literatura oriental el plano búdico, cuyo símbolo es el aire. Así como el hombre comienza, mediante el desarrollo de la intuición, a penetrar en el plano búdico, también la ciencia ha emprendido la conquista del aire, cuyo dominio será cada vez mayor a medida que el hombre vaya desarrollando la intuición.
Podemos esperar algo mas (y ya se está reconociendo), y es el desarrollo de la capacidad de ver la materia sutil. En todas partes nacen niños que pueden ver más que ustedes y yo. Me refiero a algo que se basa estrictamente en el terreno material y concierne al ojo físico. Es la visión etérica, que consiste en ver la materia refinada del plano físico o éter. En California, estudiantes y científicos efectuaron trabajos interesantes. El doctor Frederick Finch Strong ha hecho un gran trabajo en este sentido y ensena que el ojo físico es capaz de ver etéricamente, y que su visión etérica es función normal del ojo. .Que traerá el desarrollo de esta facultad? Hará que la ciencia rectifique definidamente su punto de vista respecto a los planos sutiles. Si en los próximos cien años la visión normal del hombre percibe ciertos aspectos y formas de vida consideradas hoy imaginarias, se
desvanecerá para siempre el burdo materialismo que nos ha caracterizado durante tanto tiempo. Si lo ahora invisible llega a verse, .quien puede decir hasta donde será posible llegar en el trascurso del tiempo? Además, la evolución propende a la síntesis. (Pag.95)
En el sistema solar esperamos hallar además análogas etapas, y probablemente la gran Vida que anima el entero sistema solar, esa gran Entidad que utiliza al sistema solar para llevar a cabo un definido propósito, lo energética por medio de estos grandes centros de fuerza que llamamos átomos planetarios, que a su vez actúan por medio de centros menores o grupos, haciendo descender su energía a través de los grupos de átomos humanos, a los distintos reinos de la naturaleza, y así al minúsculo átomo de sustancia que refleja a su vez todo el sistema solar. Si meditamos sobre esta cuestión de la vida atómica, resulta muy interesante y (pag.107) nos
introduce en múltiples conjeturas.